10 cosas que no sabes sobre lean

15/10/2017

Ser más productivos, ese es el objetivo de todos. Y más, en las empresas. Con Lean es posible pero hay, también como todo, que trabajarlo. Para poder poner en marcha una técnica de productividad y que de sus frutos, es imprescindible conocerla al máximo. Saber qué es, de qué se trata, cómo podemos adaptarla a nuestro caso concreto y cómo ejecutarla en el día a día. Pero además, para que algo cobre aún más sentido y lo integremos al máximo, es muy bueno conocer esas claves e incluso secretos. Lean es algo que nos puede cambiar la vida en nuestro negocio. ¿Por qué no adentrarse?

La búsqueda de la máxima productividad

Ser más productivos. El santo grial que todos perseguimos. Un buen líder debe estar siempre trabajando en nuevas fórmulas para aumentar la productividad de su equipo. Aunque todos pensemos que lo más deseado siempre es vender más, la realidad es que el foco debe estar en la productividad.

Si nuestro team es altamente productivo, las ventas vendrán de forma más fluida, todo funcionará mejor incluso, los niveles de felicidad de los miembros, crecerá exponencialmente. Ser más productivo debe ser siempre, nuestra prioridad. Para con nosotros mismos y para los que dependen de nuestras decisiones.

Por eso vemos cada vez más a menudo, aparecer nuevas fórmulas, tácticas y modelos que trabajan precisamente eso, el cómo hacer crecer la productividad en las empresas. Formas hay muchas y métodos, también. ¿Cuál elegir? El que mejor se adapte a tu equipo, a tu empresa, a tu modelo de negocio y sobre todo, a las personas que lo van a ejecutar e implementar en sus vidas.

De nada sirve que nos empeñemos en trabajar con una fórmula X para aumentar la productividad si nuestro equipo no lo integra, si no se ve reflejado o si no es adecuado para el ritmo de nuestro negocio. Por eso, entre tantas opciones, es mejor antes de ponerse manos a la obra con uno, conocer todas las alternativas.

Nosotros, como empresa y también personalmente, somos muy fan de conocer y estudiar estos métodos. De su análisis, de su puesta en práctica y de estudiarlos mucho, extraemos información para contarte cómo pueden ayudarte.

Lean, ¿qué es?

Cuando apareció el método Lean, solo encontrábamos información general. Ahora, si pones Lean en un buscador, te aparecerán varios resultados: lean startup, lean manufacturing, etc. Nosotros nos vamos a centrar en el método Lean para trabajar y aumentar la productividad. En realidad todos están basados en eso, en la productividad pero cada nueva línea se ha especializado más en un sector o problemática particular.

Lean es una metodología que se centra en conseguir negocios viables y rentables. Tiene como objetivo minimizar al fracaso de las empresas trabajando la productividad de su equipo y de sus procesos.

El mantra del Lean es “la mejora continua”. Nunca se es perfecto, nunca se tiene todo aprendido ni nunca todo funciona al máximo. Siempre se puede mejorar, siempre se puede añadir o modificar algo para hacerlo excelente. La mejora continua es lo que lleva al éxito.

Esta mejora continua, en las empresas, se suele aplicar a los procesos de trabajo y con ello, generar y aumentar la productividad de nuestro team. Pero eso sí, este no es un método de hoy lo implemento, mañana tengo resultados. Ante todo, debes tomártelo como dice Manuel Guerrero en su blog “como un compromiso a medio – largo plazo para crear el impulso necesario en nuestra organización para alcanzar la mayor excelencia operativa”.

¿Dónde está el éxito del Lean?

En cómo pensamos. Analizar cómo pensamos, cómo ejecutamos lo que pensamos y los resultados que nos da. ¿Para qué? Para modificarlos hasta que consigamos la excelencia. Siempre en continuo cambio y permanente mejora.

Pero si hay algo que debemos “tatuarnos” para que Lean funcione en una empresa es que es algo “de todos”. Si todo el equipo no está involucrado, no cree en ello y no lo pone en práctica, es muy difícil que consigamos el éxito que Lean nos puede aportar.

*Y lo más importante: hay que ir erradicando el antiguo y viejo modo de pensar y actuar y sobreponerlos con los nuevos. Puede que una vez pongamos en práctica lo que Lean nos aporta y triunfemos pero si no es un cambio de base, de raíz y eliminamos lo anterior, no va a funcionar a medio – largo plazo.

Con Lean vamos a conseguir disminuir el riesgo de fracaso de nuestros negocios. Lanzar proyectos más rentables desde el minuto 1 y todo ello, gracias a instaurar procesos productivos mucho más eficaces y basados en el aumento de la productividad.

Los 10 secretos de Lean para triunfar

Lean puede aportar muchísimo a tu organización. Si lo pones en práctica, si te instruyes en el método, si involucras a tu equipo… Todo va a cambiar sustancialmente. Pero si hay algo que te va a ayudar con Lean, son sus principios o como nosotros los llamamos: los secretos del Lean.

Esos 10 puntos clave que en pocas palabras te dan otra visión, otra forma de entenderlo y… Te convencen. Y eso es fundamental en nuestra vida, que algo nos convenza. ¿Cuáles son?

  1. Mente flexible y abierta al cambio.
  2. Cree en ti y en tu capacidad – Sí puedes.
  3. Lo que hay que cambiar son los procesos de tu empresa (deja a las personas tranquilas).
  4. Obvia, huye de las soluciones complicadas. Todo es más fácil. Siempre hay una manera sencilla.
  5. Arregla lo que se rompe. Sin procrastinar. Arramblar los problemas genera suciedad, bloqueos…
  6. No todo es dinero, no todo es “comprable”. Tienes creatividad… Siempre. Dinero, quizás no. Utiliza la creatividad para solucionar problemas y situaciones.
  7. Deja de quejarte. De todo problema se saca un aprendizaje, una oportunidad. Buscarla y encontrarla sólo depende de ti.
  8. De nuevo… ¡Deja a las personas tranquilas! Deja de buscar el “quién”. Detente e investiga, el tiempo necesario, en el “por qué” de las cosas.
  9. Crea, planta sabiduría en tu equipo y deja de obligar a nadie. Sé el ejemplo en el que todos quieran verse. Olvida obligar a tu equipo a que crean en Lean… Haz que lo sientan y les convenza.
  10. Es mejora continua… Nunca acaba, no hay final, es “continua”. Olvida hacer este camino sólo pensando en el final… No lo hay.

Ahora, ya que conoces un poco más sobre Lean, puedes ponerte a ello. Lo mejor es siempre, seguir leyendo, seguir formándote y buscando, en todos los aspectos de tu vida, una mejora continua para llegar a la excelencia pero recuerda… Lo importante es siempre, el camino.